A-ball, No Te Quedes Fuera De Juego
Fuente: Carmelo Ruiz.

A-ball, no te quedes fuera de juego

Sus creadores e ‘inventores’ cuentan a Vidas Insuperables cómo se ha gestado el A-ball, la primera modalidad que logra adaptar con éxito, en el mundo, el fútbol para personas con discapacidad.

El fútbol es el deporte más universal del mundo. Una ‘religión’ que iguala clases sociales, no hace diferencia de razas y se practica en cualquier rincón del mundo. Sólo hace falta tener ganas de jugar y, en muchas ocasiones, ni siquiera tener un balón es un obstáculo.

¿Y cómo es posible que un juego que inocula su pasión a 265 millones de personas en todo el mundo no se pudiera practicar si las circunstancias de la vida te han llevado a tener una discapacidad física?.

Ese ronroneo en la cabeza y la desazón de no tener una respuesta siempre la tenía Fernando Giner, ex jugador profesional del Valencia y el Spórting de Gijón, entre otros clubes.

Giner siempre firmaba autógrafos a las personas con discapacidad que asistían a los partidos de fútbol, pero no podía hacer nada más por ellos. Hasta que un día habló con su amigo César Iribarren.

Fuente: AFAE.

“Todo empezó hace más de dos años cuando Fernando Giner me dijo que no entendía por qué las personas con discapacidad no podían jugar al fútbol”, explica a Vidas Insuperables César, ingeniero, director del Máster de Gestión de  Empresas Deportivas en la Universidad Politécnica de Valencia, entrenador de fútbol y ahora también uno de los tres ‘inventores’ de un nuevo deporte a nivel mundial, el A-ball, fútbol en silla de ruedas.

Iribarren, a su vez, llamó a José Bernardo Noblejas, ortopedista, ingeniero y un apasionado del deporte y director general de Ortoprono, una empresa de ortopedia especializada en bienestar, radicada en Valencia desde 1969, pero con implantación empresarial nacional.

“Fernando y César me plantearon esa misma pregunta. Cómo personas en sillas de ruedas no podían jugar al fútbol y me trajeron un boceto de diseño. Desde la responsabilidad y función social de la empresa a la que represento, tuve claro que entre todos debíamos dar una respuesta y una solución”, explica Noblejas.

Se habían unido la experiencia futbolística de Giner, la trayectoria profesional deportiva y de gestión de Iribarren y la aportación y visión técnica y especializada de Noblejas y Ortoprono. De esa fusión, “tras trabajar durante casi tres años de manera dura e intensiva para poder sacar adelante este nuevo deporte”, ha nacido el A-Ball.

El fútbol en su esencia

Después de muchos años sin que ninguna de las intentonas lo consiguiera adaptar con éxito y con el beneplácito de las instituciones que rigen el deporte rey, encontraron la ‘pócima mágica’.

“Queríamos reproducir el fútbol en toda su esencia. Para ello, teníamos que diseñar un mecanismo no eléctrico, sencillo en su manejo, robusto, adaptable a cualquier silla y que recreara los movimientos que se pueden hacer con los pies”, comenta el director general de Ortoprono.

Así, han logrado que, de forma manual, los jugadores puedan golpear a la pelota como si lo hicieran con el empeine, el exterior o el interior del pie, pudiendo dar al balón efectos diversos y variados.

El A-ball, que ya ha recibido la bendición de la Federación Española de Fútbol en una presentación de la que ya le dimos cuenta en nuestro medio de comunicación, permite por fin alcanzar el sueño a personas con discapacidad de volver a jugar el fútbol.

Junto a los primeros 16 practicantes de esta modalidad, y agrupados en la Asociación para el Fomento del A Ball en España, durante este periodo han ido creando el reglamento , estableciendo la normas…en definitiva, creando desde cero un deporte completamente novedoso.

“El objetivo era hacer algo lo más parecido posible al fútbol y creo que lo hemos conseguido”, indica también Iribarren. Da fe de ello el apoyo en la presentación de la Federación Española de Fútbol de iconos del mundo del fútbol como Julen Lopetegui, Santiago Cañizares o Julen Guerrero.

Las Gira de los Derbis

Fuente: AFAE.

Tras la puesta de largo, aún queda un largo camino por recorrer. Según explica Iribarren, durante los próximos meses se comenzará a dar a conocer esta especialidad con exhibiciones.

En concreto, están previstas media docena de demostraciones en las que se denominará la Gira de los Derbis. “El objetivo  es que la semana antes de un Sevilla-Betis, un Real Madrid-Atleti o partidos de este tipo, hagamos exhibiciones en esas ciudades para ir promocionado el A-ball”.

El siguiente paso se daría en 2019, con la organización de los primeros torneos y partidos amistosos. Todo ello, con el reto de, en 2020, poder crear la primera liga de A-ball, con una docena de equipos.

De momento, ya podemos avanzar que una de las prioridades de este deporte es ser espectacular para el público. De ahí que, por ejemplo, una de las normas obligará a que el equipo que ataca siempre lo haga con un efectivo más que el conjunto que defienda.

Función social

La creación de este deporte tiene un marcado perfil social. “Lo que deseamos es que los niños con discapacidad puedan jugar en los patios de sus colegios o en la calle, haciendo una verdadera labor inclusiva e integradora a través de este nuevo deporte”, apunta Iribarren.

“El A-ball permite soñar con ser profesional al joven de 19 años, permite disfrutar de este deporte al niño con sus amigos y logra devolver la ilusión de volver a jugar al fútbol a una persona de 69 años”, añade Noblejas, quien desde Ortoprono tiene como uno de sus objetivos la práctica y promoción del deporte.

“Yo tuve un accidente y el médico me dijo que no iba a volver a jugar al fútbol. Me lo dijo delante de mis padres y me puse a llorar. Yo le dije que seguro que iba a volver, porque me encantaba, y mira, he vuelto”. Es el anhelo cumplido de Beto. El A-ball se lo ha permitido.