Saltear al contenido principal
PUBLICIDAD
Novartis España
El Sueño De Un Empleo Para Siempre
Fuente: Fundación Juan XXIII Roncalli.

El sueño de un empleo para siempre

Vidas Insuperables les muestra los beneficios y la satisfacción que supone para las personas con discapacidad contar con un empleo. Gracias a tres jóvenes usuarios de la Fundación Juan XXIII Roncalli, conocemos cuál es su situación tanto formativa como laboral.

 El pasado año entró en vigor la Ley de Contratos del Sector Público, que refuerza el porcentaje de reserva de un 2% de trabajadores con discapacidad establecido por la LGD y exige su cumplimiento para optar a las licitaciones públicas.

En este contexto, la Fundación Juan XIII Roncalli ha celebrado en su sede el III Encuentro de Recursos Humanos con el objetivo de poner en común, ante cerca de sesenta de las principales empresas del país, las bases de una sociedad más justa e inclusiva donde las personas con discapacidad sean ciudadanos de pleno derecho y agentes activos de cambio.

Javier Arroyo, director general de Fundación Juan XXIII Roncalli, se ha encargado de abrir el evento explicando que “la auténtica discapacidad es una mala actitud, pero gracias a los apoyos, las nuevas tecnologías y las leyes, las personas con discapacidad tienen una mayor disposición y más oportunidades. Es un buen momento para que las personas con discapacidad puedan acceder al empleo y a la sociedad”.

El encuentro, que ha contado con la periodista Teresa Viejo como presentadora del mismo, ha servido como espacio de networking para que las empresas asistentes pusiesen en común las buenas prácticas que siguen en materia laboral, así como para incentivar a aquellas compañías con políticas menos activas, y dar voz a jóvenes con discapacidad que han contado su historia y su situación laboral actual.

Yéssica García tiene 21 años y es alumna del Centro de Formación para el Empleo de la Fundación. Ha realizado diferentes cursos como el de Consultor de Accesibilidad Universal y el de Atención al cliente. Actualmente se está preparando para obtener titulación universitaria en Accesibilidad, gracias al acuerdo con la Universidad CEU San Pablo.

A los 16 años su vida sufrió diferentes cambios. “Me detectaron que tenía una discapacidad, cuando hasta entonces habían estado diciéndome siempre que era inmadura. He demostrado que no lo soy, que siempre he luchado por aprobar”.

Yéssica tenía dificultades de aprendizaje y aunque no tenía facilidad para el desarrollo académico, era óptima socialmente y se relacionaba perfectamente con los demás. Llegó a la fundación gracias a APASCOVI. “Cuando me dijeron que tenía una discapacidad ellos me abrieron la puerta. Estando en el instituto por más que estudiaba siempre suspendía, y cuando entré en APASCOVI me aplicaba como siempre y sacaba buenas notas”.

“La gente de la fundación confía en mí”

El empeño por superar sus miedos demuestra su afán de superación. “Uno de mis miedos por ejemplo era volar, y desde que aterricé en atención al cliente decidí formarme también como azafata y así superarlo. Yo soy la primera que no confía, siempre creo que no voy a sacar el examen con buena nota, y aun así me sorprendo yo misma y sorprendo a los demás cuando consigo lo que quiero”.

Cuando Yéssica ve llegar a jóvenes nuevos a la fundación, se esfuerza en animarles a seguir luchando para mejorar cada día. “Les digo que no se preocupen, que el camino puede ser difícil pero que hay que luchar y conseguirlo. La primera vez que vine me enseñaron que la sonrisa es fundamental para ser positiva, seguir luchando y conseguirlo todo”.

En términos similares, Marcos Pérez es un joven de 24 años, apasionado por el fútbol que hace tres años jugaba en Los Ángeles y que actualmente trabaja en Ecoembes a través del Centro Especial de Empleo Roncalli.

Dicho centro facilita servicios de catering o en marketing directo, y cuenta con un 80% de personas con discapacidad, convirtiéndose así en el mayor operador logístico que da servicios profesionales de todo tipo. Marcos se dedica al servicio de catering. “En Ecoembes me dedico a preparar las salas. Pongo los manteles, las tazas, azúcar, sacarina, cucharillas, y recojo después para reciclar”.

Además de poner empeño en su trabajo, dedica parte de su tiempo al piso formativo que hay en la fundación, en el que les enseñan las labores diarias para vivir en una casa. “En el piso formativo hay monitores que nos enseñan a hacer la cama, poner la mesa, o preparar  la comida.”

“Mi sueño es no perder esta oportunidad laboral”

“Cuando entré esto era una ilusión. Cambió todo y mi vida es muy diferente ahora. Mi sueño es seguir adelante y no perder esta oportunidad laboral que he tenido, porque me alegro mucho de tener este trabajo”.

Por su parte, Tania García tiene 35 años y es una apasionada de los animales y su trabajo. Su madre y su hermana trabajan de cara al público y ella quiso seguir sus pasos. Actualmente trabaja en Carrefour a través de SERPAIS, un servicio público de provisión de apoyos para la inserción sociolaboral de personas con discapacidad intelectual, promovida por la Comunidad de Madrid y gestionada por la fundación.

Fuente: Fundación Juan XXIII Roncalli.

Tania realizó el curso de Atención al cliente y de Cocina y además realizó sus prácticas en la recepción de la fundación. Lleva un año trabajando los fines de semana en la sección de textil de Carrefour, reponiendo y ordenando los probadores, y en almacén, pero asegura que lo que más le gusta es el trato con los clientes.

“Una de mis virtudes es que tengo mucha paciencia. Una clienta preguntó por una cosa que no teníamos, así que le propuse mirarlo en otro Carrefour, pero como tenía mucha prisa y lo quería para ese momento, tuve que llamar a mi responsable, que al final le dijo lo mismo que yo”.

Fuente: Fundación Juan XXIII Roncalli.

A pesar de que dice tener anécdotas de todo tipo, se queda siempre con lo positivo. “Hay clientes muy agradecidos que me dicen que hago muy bien mi trabajo. Me gustaría estar siempre trabajando. Llego a casa y no sé parar, siempre estoy haciendo cosas, ayudando a mi madre, yendo a la compra, planchando…”.

El evento, además de poner de manifiesto los valores de estos jóvenes y su interés e ilusión por trabajar, ha contado con las intervenciones de la directora de Recursos Humanos de Nokia, Yolanda Carrasco, del director de Recursos Humanos de ALSA, Juan Antonio Esteban, y del gerente de Eficiencia Operativa de Securitas Seguridad España, Francisco Bragulat.

Fuente: Fundación Juan XXIII Roncalli.

El director de Recursos Humanos de ALSA, Juan Antonio Esteban, ha explicado la colaboración de ALSA con Fundación Juan XXIII Roncalli, de la que actualmente es patrocinador con el transporte de los usuarios de la Fundación con sus autobuses.

“Al conocer a instituciones como Fundación Juan XXIII Roncalli, te das cuenta de que hay un compromiso y una entrega que te hace mirar diferente la situación actual de este colectivo. En cada visita a la Fundación se te llena el corazón y te das cuenta de que hay una realidad que no te puede dejar indiferente”, ha apuntado.

En este contexto, la directora de Recursos Humanos de Nokia, Yolanda Carrasco, ha destacado las medidas adoptadas en Nokia para alzarse como una empresa comprometida y socialmente responsable, entre las que subraya la colaboración de ya 12 años con Fundación Juan XXIII Roncalli.

Fuente: Fundación Juan XXIII Roncalli.

Ha explicado que Nokia España está situada en muy buena posición en acciones de RSC en comparación con otros países gracias a las medidas alternativas que ofrece la LGD en este país. “La contratación directa en Nokia es más complicada por la necesidad de contratar a perfiles cualificados en el sector tecnológico, pero colaboramos con organizaciones que sí tienen esos medios para generar empleabilidad como el Centro Especial de Empleo de Roncalli”.

Finalmente ha intervenido Francisco Bragulat, gerente de eficiencia operativa de Securitas Seguridad España, ha resaltado la importancia de tener presente a las familias de las personas con discapacidad y lo fundamental que es la inclusión laboral de estas personas, ya que así tienen recursos y la posibilidad de lograr un futuro valiéndose por sí mismos. “Las empresas pueden conseguir que las personas con discapacidad tengan un trabajo y un sueldo con el que puedan vivir y así, asegurar a sus familias un futuro para ellos”.

Utilizamos cookies propias y de terceros (Google) para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies, aqui.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Volver arriba
×Close search
Buscar