Saltear al contenido principal
PUBLICIDAD
Novartis España
Euforia Silenciosa Durante El Mundial De Fútbol Para Ciegos
Autora: Lorena González.

Euforia silenciosa durante el Mundial de Fútbol para Ciegos

La combinación de sensaciones que se viven durante un partido de fútbol para ciegos, hacen de la celebración del Mundial en Madrid una oportunidad única para disfrutar como nunca antes con este deporte. Silencio, respeto, nervios y emoción abundan en cada uno de estos encuentros de deporte inclusivo. Vidas Insuperables les cuenta cómo es la experiencia.

El Mundial de Fútbol para Ciegos, organizado por la Federación Española de Deportes para Ciegos junto a la ONCE y la Federación Internacional de Deportes para Ciegos (IBSA), está siendo uno de los eventos imprescindibles a los que acudir en el madrileño distrito de Chamartín. Hasta el día 17 de junio, se puede disfrutar en el Colegio Sagrado Corazón de este gran evento.

Autora: Lorena González.

Vidas Insuperables ha estado presente en esta cita para conocer cómo se vive por dentro y por fuera este evento, en cuyos partidos el silencio es fundamental, ya que los jugadores se guían principalmente gracias a las referencias sonoras que encuentran en el campo. Dichas referencias sonoras son cuatro. La primera es el balón. El esférico contiene unas cápsulas internas especialmente preparadas para que suenen siempre que el ‘cuero’ esté en movimiento.

El campo tiene tres tercios marcados por unas líneas discontinuas y el resto de referencias las encuentran los jugadores en cada una de estas divisiones. En el primer tercio les dirige su portero, en el medio del campo les guía su entrenador desde la banda, y en el último tercio de ataque la referencia es una persona que hay detrás de cada portería.

Aparte del silencio con que se cuenta en las gradas, las diferencias con el fútbol sala habitual son pocas: las bandas son valladas como en el hockey, la pelota pega y vuelve, y solo hay fuera de fondo, por la portería. Además, el área de portero es de dos metros y si juega fuera de él, se pita penalti. Por lo demás, el juego es exactamente igual, veinte minutos a balón parado y con tiempos muertos.

Autora: Lorena González.

Marta, una joven asistente al partido, explica que aunque le cuesta mucho estar callada sin animar al equipo, es lo mejor para los futbolistas. “Es impresionante el respeto que se demuestra en este deporte. Es fundamental el silencio porque como vemos los jugadores lo necesitan para orientarse en el campo. Si los espectadores nos pusiésemos a hablar sería imposible llevar a cabo el partido”.

Dadas las necesidades específicas, esta modalidad se juega en campo de césped artificial descubierto, para facilitar la audición del balón. Otro de los motivos para permanecer en silencio en la grada es que los jugadores están obligados a decir de forma clara y audible la palabra ‘voy’, para evitar golpes y orientar al rival. Es imprescindible el silencio del público mientras esté en juego la pelota, hasta que no se marque un gol o existan tiempos muertos.

Cada gol, un ejemplo de superación

En la grada encontramos entre el silencio a una gran diversidad de espectadores, desde estudiantes del mismo colegio, a familiares de los jugadores, seguidores de los diferentes países participantes, y aficionados al deporte en general.

Autora: Lorena González.

Diego acude al Mundial porque le encanta el fútbol y quería conocer más sobre esta modalidad. “He venido a ver este deporte tan bonito y de personas con tanto valor porque lo vi anunciado y me pareció una gran oportunidad para conocerlo mejor. Es una buena iniciativa y me parece imprescindible que se dé a conocer porque lo que hacen es muy difícil, juegan sin ver absolutamente nada, y eso no lo hace cualquiera, solo los grandes deportistas”.

Gema es madre de cuatro hijos. Tres son alumnos del Colegio Sagrado Corazón y el cuarto, con síndrome de Down, acude a terapia en su fundación. Entre la terapia y la salida de sus otros tres hijos, está asistiendo como espectadora a los partidos de este Mundial.

“Me parece una iniciativa súper curiosa. No imaginaba cómo era el deporte inclusivo y me está dejando perpleja. Esto es fútbol. Lo importante de esto es ver las capacidades que tiene cada uno y comprender que todos podemos hacer lo mismo, cada uno con sus medios y sus posibilidades. Es fútbol, acondicionado a sus necesidades pero igual de emocionante que otro cualquiera. Estoy viendo partidos de vértigo, sufriendo hasta el último momento para ver quién gana”.

Durante cada choque se puede observar un claro ambiente de respeto y admiración por este deporte y por cada uno de los jugadores, incluyendo porteros y guías. Su esfuerzo y dedicación hacen posible la existencia de este deporte inclusivo tan apasionante.

Utilizamos cookies propias y de terceros (Google) para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies, aqui.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Volver arriba
×Close search
Buscar