Saltear al contenido principal
PUBLICIDAD
Desayunos Alcampo 2020
#SiempredeGuardia
PUBLICIDAD
Cinfa Teletrabajo
Una Semana Donde El Descanso No Está Permitido

Una semana donde el descanso no está permitido

El taekwondista Álex Vidal escribe para Vidas Insuperables un artículo en el que explica cómo es la competición desde dentro. En los últimos días, Vidal se ha colgado la medalla de plata en el Campeonato de Europa.

Hace unas semanas les contábamos la Vida Insuperable de Álex Vidal, al que a los 9 meses de vida le detectaron una polirradioculoneuritis que no le ha impedido ser uno de los mejores taekwondistas paralímpicos de la historia.

Ahora ostenta el número 2 del ránking mundial, pero este gallego se ha colgado ya del cuello 4 medallas de oro mundiales y 3 europeas, además de una plata continental precisamente la pasada semana.

En el siguiente artículo, el deportista gallego de Santa Eugenia de Ribeira, La Coruña, explica, en primera persona, cómo es la competición desde dentro, tras disputar en apenas una semana una prueba del ránking mundial en Portugal y el Europeo de Bulgaria.

Una semana donde el descanso no está permitido

Por Álex Vidal.

Todo comienza el viernes día 1 de diciembre donde nos levantamos como si de otro campeonato se tratase para empezar el viaje, aunque esta vez sabíamos que sería algo diferente, ya que sin volver a casa tendremos que afrontar dos campeonatos en menos de una semana.

Arrastramos alguna molestia en la espalda y los dos campeonatos están separados por más de 3.000 Km. Mi viaje empieza con un vuelo de Santiago de Compostela a Sevilla, donde  me recogerán mis compañeros en el coche que nos cedió el Comité Paralímpico Español y nos dirigiremos a Vila Real de Santo António (Portugal).

Llegamos hacia la tarde noche y nos registramos en el hotel, y rápidamente cenamos y nos vamos a descansar porque en la mañana del sábado tendremos que pesarnos y acreditarnos, para luego realizar un pequeño entrenamiento y reactivar las piernas.

Por la tarde después de tomar una siesta salimos a dar un pequeño paseo por la playa para volver rápido al hotel y cenar temprano para descansar de cara a la competición que se desarrollará el domingo. Madrugamos y a las 7 estamos en pie, para desayunar y dirigirnos al pabellón, empezar a calentar, y prepararnos para los combates.

Al llegar nos cuentan que tenemos cambio de reglamentación. Sólo tendremos un único asalto de 5 minutos con la posibilidad de pedir cada entrenador un descanso de 30 segundos y el primero que llegue a 20 gana el combate.

Me espera en cuartos de final el contrincante de Azerbaiyán Ibadov Shahmir, al que somos capaces de ganar sin desgastarnos mucho. En semifinales ya nos esperaba el competidor de Canadá Capello Antonhy, tercero del ránking y al que nunca me había  enfrentado. Era toda una incógnita ya que es un competidor muy explosivo y podía sorprendernos mucho, pero pudimos controlar el combate y ganarlo 19-14; en este combate nos desgastamos un poco y las molestias de la espalda van creciendo un poco.

Pero ya solo queda la final con el rival directo y número uno del ranking el francés Kong Bopha, en cuyo inicio de combate, en unas acciones de intercambio, se nos distancia de marcador y no podemos remontar y logra llegar a 20 puntos. Nos deja con la medalla de plata.

Ya con el campeonato terminado nos vamos corriendo para el hotel a descansar, porque el lunes de madrugada tenemos que coger el coche y viajar dirección a Madrid para hacer una noche y ya el martes de madrugada empezar el viaje hacia Bulgaria, a donde llegamos el martes a la tarde noche.

Una vez estamos en Bulgaria, nos registramos en el hotel y rápidamente nos vamos a cenar y descansar pues el miércoles tenemos el pesaje y un entrenamiento para desentumecer las piernas de tanto viaje.

El mismo miércoles nos vamos para el hotel y nos acostamos temprano, ya que el jueves tenemos que afrontar la última competición del año y así terminar la temporada.

El jueves madrugamos y una vez desayunados, nos vamos para el pabellón donde con el sorteo en la mano, sabiendo que me toca en semifinales el competidor de Rusia Kadigabama Omarov”, del que ya teníamos información de pelear con él en las semifinales del mundial. Así que hacemos un combate técnico para no forzar mucho la espalda, ya que las molestias estaban yendo a más.

Una vez pasadas las semis, en la final nos esperaba de nuevo el competidor francés. Esta vez salimos con otro estrategia que al principio nos iba bien, pero cometí un par de errores y eso hizo que se pusiera por delante en el marcador y cayera de nuevo la final a su favor.

Con los dos campeonatos ya terminados y con tantos kilómetros realizados en menos de una semana, el balance que podemos hacer es positivo alterminar la temporada en el 2º puesto del ranking y alejándonos del 3º clasificado y con el título de campeón del mundo.

Ahora ya en casa disfrutando con la familia y amigos de las Navidades y en enero a empezar a preparar la nueva temporada y marcarnos los nuevos objetivos de cara al 2018.

Vidas Insuperables

Medio de comunicación destinado a la inclusión social.
Cambiamos el mensaje para cambiar el mundo.

Utilizamos cookies propias y de terceros (Google) para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies, aqui.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Volver arriba
×Close search
Buscar